La DGT advierte de todas las multas para copilotos que pueden poner

Muy pocas veces consideramos que otros actores de la vía, o incluso otros acompañantes del vehículo, también podrían incurrir en infracciones. En este último caso, quienes ocupan un coche así no lo conduzcan, igualmente tienen una responsabilidad al volante.

¿Por qué? De acuerdo con el organismo de tráfico, la persona que va en la posición de copiloto puede tener prácticas que afecten la seguridad en la conducción. Por lo tanto, quien maneja el coche podría no tener la suficiente concentración o seguridad para desempeñar adecuadamente su rol. Al respecto, la DGT reconoce que quienes en su papel de copiloto incurran en algunas de las siguientes situaciones podrían verse expuestos a multas de hasta 500 euros.

· Distraer al conductor: La concentración del conductor es una de las condiciones más importantes para garantizar la seguridad en la vía. Por lo tanto, cualquier acción que contribuya a que el conductor se despiste podría ser fatal para ambos.

· Besar o discutir con el conductor: De ahí que acciones que impliquen a quien conduce, retirar su mirada del volante, o fijar su atención en atender una conversación acalorada, podrían ser contraproducentes. Otros actos, como tocamientos indebidos durante la marcha, también son sancionables con multas entre los 100 y 500 euros.

· Uso del cinturón de seguridad: El uso de este elemento es indiscutible para cualquiera de los ocupantes del coche. No importa si es copiloto u otra posición, cada individuo debe portarlo y asegurarlo durante toda la marcha. El incumplimiento de esta condición puede acarrear multas de hasta 200 euros y restar puntos al carnet en caso de ser el conductor.

· Postura adecuada dentro del coche: Podría parecer menor, pero el hecho de usar posiciones no convencionales en el auto, como ubicar los pies en el tablero o no estar sentado de forma correcta, conlleva riesgos. En caso de colisiones o frenado fuerte, una mala postura podría acarrear lesiones graves que no se presentarían en una circunstancia normal. En estos casos la DGT contempla multas que pueden ir desde los 80 a los 100 euros.

· Lanzar objetos desde el auto: Arrojar cualquier objeto o elemento fuera del auto, cuando se está en marcha, supone un riesgo grave para otros conductores. Además, puede provocar colisiones y accidentes, ya que la velocidad del vehículo es una variable suficiente para generar un impacto grave entre el objeto lanzado y otros coches. Por lo tanto, la DGT establece multas de hasta 500 euros, más sustracción de puntos en el carnet.

 

 

Leave a Reply